lunes, 20 de octubre de 2014

“Concepciones y desafíos del maestro: La calidad de la práctica educativa”


Conferencia coloquio:
“Concepciones y desafíos del maestro: La calidad de la práctica educativa”
Universidad del Tolima, sede Cali.

Antes de empezar esta breve reflexión, quiero agradecer a la Universidad del Tolima(Colombia) , al profesorado responsable y  al grupo de docentes organizadores del evento por permitirme compartir con ellos. Además quiero agradecer a Raúl Maya por sus gestiones, pues sin su colaboración no hubiera sido posible mi participación. Pero sobre todo quiero agradecer a todos los participantes por su atención y su esfuerzo por mejorar en esta bonita tarea que es educar.

Pocos hechos en la vida de una persona tienen tanta fuerza motivadora como sentirse satisfecho por trabajar y luchar por unos ideales que sólo buscan el bien común y una sociedad más justa y solidaria, y que, además, ello encuentre acogida entre quienes trabajan y viven la misma profesión e ideales que tú, es algo que siempre ilumina nuestro camino y refuerza nuestras convicciones para seguir trabajando.

Eso fue lo que me sucedió el pasado día 18 de octubre en la conferencia que compartí con profesorado y estudiantes de la Universidad del Tolima, en su sede de Cali, en la Institución Educativa “Santa Librada”.

Pero quizá, antes de comentar algunas reflexiones sobre lo hablado, merezca recoger aquí una reflexión que me sugirió lo que observé ese día. Pues cuando se habla de países como Colombia, pero podría ser cualquier otro, lo que es noticia y los medios de comunicación recogen, no es lo que yo viví esa tarde de sábado en esta institución educativa. Lo que yo encontré allí fue a cientos, quizás miles de estudiantes en compañía de sus docentes, trabajando por una Colombia más educada y mejor. Lo que pude comprobar es que en un país, en el que unos pocos son capaces por matar por robar un celular, sin embargo hay miles de estudiantes y docentes colombianos dispuestos a trabajar por una educación mejor para su país, para intentar lograr que, con el tiempo este país, pueda transformarse en una sociedad que pueda alcanzar mayores niveles de justicia y equidad. Seguramente por que creen, como creemos nosotros, que el camino es sencillo pero largo y duro, pues se trata de educar desde la primera infancia a todos sin excepción, dando más a los que menos creen en la educación y a los que menos pueden acceder a ella, ya que suelen ser los que más la necesitan. Porque nadie valora aquello que no le ha servido en la vida para nada y a las familias y sectores más desfavorecidos de la sociedad, seguramente, nunca les sirvió de mucho la escuela, entre otras razones, quizás, porque no tuvieron la ocasión de encontrarse en la vida con un docente que les acogió, les miró a los ojos y les dijo que él estaba allí para ayudarles.
También será necesario decir que la brecha que existe en estos países, entre escuela pública y privada, cuando se convierte en educación para ricos y para pobres, es decir se reduce a la mercantilización de la educación, por encima de cualquier interés social, tiene raíces muy profundas que serán difíciles de arrancar, pero con trabajo y dedicación se logrará que, aquellos que están en educación sólo por intereses economicistas, puedan ser una clase a extinguir en un futuro próximo.


Pero recojamos brevemente algunos aspectos sobre los que reflexionamos durante la sesión:

  1. Globalización y currículum
Iniciamos con la ya conocida descripción de la escuela de Albert Camús, cuando recuerda y habla de su maestro el señor Germain, decíamos, resumiendo sus palabras, que el gran reto de todo docente es pensar si quieres ser alimentador de gansos o de espíritus libres y creativos, de educar concediendo al alumnado la más alta consideración de poder descubrir por sí mismos el mundo.
En esta primer apartado reflexionamos sobre la situación que vive el mundo actual, la globalización que nos afecta a todos, pues vivimos en un mundo interdependiente, en el que las responsabilidades son compartidas. Revisamos como es de injusto el reparto de la riqueza y la necesidad de ser conscientes de cómo podemos contribuir a desarrollar un mundo al que criticamos.
Recordamos algunas de las conclusiones del informe Mckinsey de 2008 (aquí podéis leerlo), el cual nos dice que:
“La calidad de un sistema educativo tiene como techo la calidad de sus docentes”
“La única manera de mejorar los resultados es mejorando la instrucción”
“El alto desempeño requiere el éxito de todos los niños”(inclusión).

Seguimos con la presentación de un libro sobre “Escuelas y educación para la ciudadanía global” Desiderio de Paz Abril. Intermón Oxfán, y que, como dijimos, podéis descargar aquí. Recogimos el inicio del libro que nos parece realmente revelador para luchar pos sociedades más democráticas: “Una escuela participativa es la base imprescindible para alcanzar una sociedad auténticamente democrática que trascienda el mero formalismo de las votaciones y el barullo de los procesos electorales para posibilitar universos en los que sean reales la igualdad de oportunidades, la justicia y la auténtica libertad, desde una ciudadanía crítica y reflexiva.” (el subrayado es nuestro).
Recordamos la presión a la que están sometidos los países en sus políticas y reformas educativas para que el alumnado responda lo mejor posible a las pruebas internacionales, PISA, TIMMS, PIRLS, LLECE, etc. Y como ello está llevándonos a una situación en la que están desapareciendo de los currículum las humanidades, y que Martha Nussbaum retrata muy bien y que podéis leer aquí.
Citamos la naturaleza nueva que tiene el conocimiento, que se duplica cada dos años, que ha dejado de ser estable y de estar en manos de maestros y la escuela, para circular por la redes, pero sin orden ni concierto, pudiendo ser utilizado de muchos modos.
Finalizamos esta apartado con algunos interrogantes que como docentes nos debemos plantear:
       ¿Qué necesita saber un ciudadano del Siglo XXI?
       ¿Qué vale la pena enseñar y aprender para un mundo desconocido y cambiante?
       ¿Quién decide lo que tenemos que enseñar?

  1. Concepciones y desafíos del maestro
Hablamos de cómo ha cambiado el mundo y, en consecuencia, debemos cambiar los docentes, del nuevo papel de mediador y propiciador de situaciones de aprendizaje.
Recordamos a Robert Arnove y los retos que plantea para educación del siglo XXI: Superar la visión instrumental  de la educación, estrecha y mercantilista. Los roles múltiples que el sistema puede jugar en la formación de ciudadanos críticos y participativos. Capaces de fortalecer las instituciones, las prácticas y valores democráticos (justicia social: local, regional, nacional y global). Necesidad de preparar a los estudiantes para que comprendan las fuerzas globales que están impactando sobre sus comunidades particulares y sus sociedades nacionales.
Que los prepare para hacer frente a los efectos nocivos de la globalización.
Para comprender los beneficios potenciales de vincular a los individuos con sus colectividades en sus luchas por un futuro más justo, pacífico y sostenible para la mayor parte de la humanidad. Etc.
Continuamos con algunas reflexiones sobre lo que plantea Andy Hargraeves en su libro “Profesorado, cultura y posmodernidad”, que aglutina los retos del docente en tres ejes: El trabajo, El tiempo, Las culturas de la enseñanza:
Individualismo, colegialidad artificial, Balcanización y  más allá de la colaboración.

  1. La calidad de la práctica educativa
Esta apartado lo dedicamos a recordar que la calidad educativa debe nacer en la práctica de aula que profesa cada docente, pero que ello solo no basta, ya que es necesario que, como nos dice Federico Malpica (director del instituto Escalae), aliniemos las mochiles docentes, es decir nuestras creencias y prácticas sobre lo que creemos como docentes, para contribuir todos, con nuestras prácticas de aula, a la consecución de esa calidad, que en el Instituto Escalae y su director, consideran que es: la coherencia entre las finalidades educativas prometidas al alumnado, la garantía de prácticas educativas adecuadas en todas las aulas, y los resultados en el aprendizaje del alumnado.
Explicamos los pasos a seguir y la obra donde se recoge el soporte teórico que lo sustenta: “Malpica Basurto, F. (2013). 8 ideas clave. Calidad de la práctica educativa: Referentes, indicadores y condicionantes para mejorar la enseñanza-aprendizaje (Vol. 21).

  1. Cuestiones para el debate
Nos preguntamos que profesorado necesitamos en el siglo XXI, para ello utilizamos dos símiles: huésped o residente, y un cuento muy simbólico e interesante “Picar piedras o construir catedrales” cuya interpretación pueden leer aquí.
Terminamos la sesión con un animado debate, para el que planteamos algunas cuestiones:
¿Qué situación viven los docentes hoy en Colombia?
¿Son considerados y tratados como profesionales, como obreros, como…?
¿La formación inicial y continúa que reciben es suficiente?
¿Qué y quién determina la calidad de los docentes?

 A todo lo cual, los participantes, plantearon cuestiones tan interesantes como los problemas que tienen de cumplir en su tarea docente al verse sometidos a lo que  les imponen sus superiores o las exigencias de ciertos padres de familia, a lo que se respondió que sólo se pueden afrontar los problemas de la profesión con un trabajo en equipo, con instituciones democráticas que cuenten con la participación de todos los miembros de la comunidad y que se basen, en su funcionamiento en reglas claras, elaboradas democráticamente, transparentes y que propicien el respeto de todas los miembros de la comunidad, pues sólo así podremos avanzar hacia una educación de calidad y equidad para todos.