sábado, 14 de mayo de 2011

Escogiendo las estrategias (conductores) equivocadas para las reformas de los sistemas (educativos)/Choosing the wrong drivers for whole system reform. Michael Fullan, 2011 abril.

Hoy tuve la suerte de encontrar esta sabia y necesaria aportación de M. Fullan, abril de 2011, para dar un poco más de luz sobre lo que debe ser la educación, en la misma línea que había publicado la anterior aportación de Luiz Carlos Freitas, desde Brasil, sobre las estrategias y los errores esenciales que se suelen cometer en los sistemas educativos para llevar a cabo las reformas. Debajo tenéis el enlace para ver al artículo completo.

Fullan, M. (2011). Choosing the wrong drivers for whole system reform.  Center for Strategic Education.
Otras publicaciones del autor de gran interés: Aquí.
Artículo preparado para el Centro Estratégico para la Educación de Melbourne (Australia)
Propone el autor que los elementos esenciales para una reforma exitosa de cualquier sistema educativo son cuatro:
1.     Fomentar la motivación intrínseca, o lo que es lo mimos, crear condiciones para que los actores mejoren por si mismo.
2.     Atraer a educadores y estudiantes a la mejora continua de la instrucción y el aprendizaje.
3.     Estimular lo colectivo o el trabajo en equipo.
4.     Que afecte a todos.
( La traducción del inglés es mía y pido disculpas por los posibles errores, pero como está recogido el texto original no habrá problemas para ver la versión original).
Como puede comprobarse entre los cuatro elementos citados no aparecen las evaluaciones, ni nacionales ni internacionales y por tanto menos han de tenerse en cuenta. Justo lo contrario de lo que en estos momentos pasa por las cabezas de los políticos y reformadores de medio mundo, para los que PISA es el espejo en el que mirarse.
La calidad del artículo y la aportación tan rigurosa y necesaria que plantea merece que sea leído con mucha atención y se extraigan las oportunas conclusiones. Pues para el profesorado de a pie también aporta la reflexión que si encontramos motivos para cambiar desde dentro y estimular a los estudiantes a hacerlo en el mismo sentido, estaremos reformando el sistema de verdad y en lo más profundo, sin necesidad de reformas oficiales en los papeles oficiales, que en realidad no reforman nada. Sobre todo si conseguimos que todos puedan desarrollar sus potencialidades y alcanzar a ser buenas personas, educadas y felices.