jueves, 22 de marzo de 2012

Bunker Roy: Lecciones de un movimiento de descalzos



Bunker Roy: Lecciones de un movimiento de descalzos
Durante demasiado tiempo hemos considerado a las personas que no tenían una formación académica como individuos incapaces de aportar nada importante a la sociedad. Sin embargo las experiencias vitales, el mundo globalizado y el ágora que supone Internet, nos ofrecen con frecuencia ejemplos de que la conocimiento y la valía social de las personas no tiene una relación directa con su nivel de conocimientos, por más que desde ópticas neoliberales nos quieran convencer que sólo los buenos consumidores son ciudadanos ejemplares.

Para mi tengo hace mucho tiempo que una escuela que no someta a la reflexión y a la crítica diaria su funcionamiento y su papel en la sociedad está condenada a ser marioneta pedagógica de la moda reinante en cada momento.

Necesitamos formar ciudadanos críticos, personas de formación cultural abierta y global, basada en la solidaridad, la igualdad y la justicia distributiva de una economía más justa y menos dependiente de las grandes organizaciones e intereses internacionales de la que ahora tenemos. Pues en estos momentos de tanta miseria moral y de tanto creencia falsa publicitada por los medios, cada vez más, nos quieren crear mala conciencia de nuestros actos si no caminamos por los senderos de esos ocultos e inconfesables  intereses macroeconómicos que nos hacen más pobres a los que menos tenemos y más ricos a los que más tienen.

Un magnífico ejemplo de lo que significa esta reflexión la podéis ver aquí.
Este indio ejemplifica magníficamente la necesidad de un cambio de mirada del mundo en el que vivimos.