sábado, 26 de noviembre de 2011

Conferencia en la Universidad Autónoma de Madrid


Participación en el Máster en la Universidad Autónoma de Madrid.

El 24 de noviembre, por segundo año, he vuelto a la Universidad Autónoma de Madrid para impartir la conferencia sobre inspección de educación a dos grupos del máster de profesores de educación secundaria, una fue por la mañana y otra por la tarde. Esta bonita y gratificante experiencia debo agradecérsela a Antonio Maldonado, gran profesional y gran amigo. Compartir un día entero en la universidad fue una extraordinaria ocasión para respirar ese aire de vida y saber que circula siempre en esta institución, además pude compartir la comida con tan buenos amigos como profesionales de la educación como Alejandra Navarro, Liliana  Jacott y Francisco Javier Murillo, etc., además de con el ya citado Antonio Maldonado.

El contenido de mi conferencia versó sobre la inspección de educación y entre los dos grupos participaron unos 400 estudiantes del máster,  a los cuales quiero agradecer, desde aquí también, su atención y participación con preguntas interesantes que ponen de manifiesto su interés por aprender y conocer la organización y el funcionamiento de este importante servicio público que prestamos a la sociedad desde el servicio de inspección educativa.

El contenido de mi exposición se centro en tres ejes fundamentales: el cronológico, el jurídico y el educativo.

Antes de entrar en materia propiamente dicha, planteamos algunas reflexiones importantes para el profesorado como saber que nuestra formación como profesionales de la educación nos acompañará siempre, que no existe Ítaca, que mientras nos dediquemos a esta transcendental función de educar, necesitaremos seguir aprendiendo. Otra reflexión que hicimos fue en torno al pensamiento complejo que tanto sentido y coherencia aporta a la educación, y a la vida en general, que el sabio de Edgar Morin nos ha enseñado. Una tercera reflexión fue sobre un texto de Albert Camús, cuando habla de su maestro el señor Germain en su obre “ el primer hombre”, al cual se refiere para agradecerle que “En la clase del señor Germain, sentían por primera vez que existían y eran objeto de la más alta consideración: se los juzgaba dignos de descubrir el mundo.

El eje cronológico nos permite hacer un somero repaso de cómo surge la inspección de educación en los diferentes niveles educativos y especialidades, y su evolución a lo largo del tiempo, desde los veedores (siglo XIV) hasta hoy.

La perspectiva jurídica nos aporta el marco legal desde el que se crean las diferentes inspecciones, así como el marco normativo y principios legales desde los que siempre debemos actuar en el ejercicio de nuestra función.

La perspectiva educativa, nos ofrece el necesario conocimiento sobre el contexto y los fines de la buena educación de calidad y equidad para todos que debemos conocer para poder actuar en los centros educativos. Naturalmente no dejamos pasar la ocasión para hacer autocrítica de lo que realmente es la inspección en su ejercicio, dejando constancia de la diversidad de enfoques y planteamientos de trabajo por los diferentes servicios de inspección de las comunidades autónomas e incluso de las diferentes visiones de los inspectores en un mismo servicio. 

Finalizamos recordando la importancia de ser virtuosos más que debatir mucho sobre la virtud, tal y como Aristóteles nos dejó en su Ética a Nicómaco.