jueves, 21 de diciembre de 2017

Innovación y mejora sostenible de la escuela del siglo XXI.


Le educación es el mayor bien que tiene la sociedad para humanizar a las personas. Aunque, en algún caso, por intereses bastardos, pueda hacer de nosotros seres despreciables que no merecemos el calificativo de humanos.

La formación del profesorado es, por tanto, el mejor instrumento para garantizarnos que vamos a lograr una educación integral y humanizada del alumnado que asiste a la formación obligatoria en nuestras escuelas, y en definitiva, es el medio más eficaz de conseguir una sociedad más justa, solidaria y pacífica.

Ayer día 20 de diciembre, volví a la Universidad de Salamanca, para participar en el master de formación del profesorado de educación secundaria, y tuve la ocasión de compartir con un grupo de estudiantes algunas ideas, experiencias y conocimientos, más prácticos que académicos, aprendidos en más de 40 años.

La sesión la dedicamos, en primer lugar, a reflexionar sobre cómo cambia el mundo y lo que le cuesta cambiar a la escuela. Recordamos que Los analfabetos del siglo XXI, no serán aquellos que no sepan leer y escribir … sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender. (Alvin Toffler.) Y otros muchos aspectos tales como que cuando trabajamos como docentes debemos elegir entre ser parte de la solución y trabajar por una escuela autónoma, basada en el aprendizaje de los estudiantes, solidaria y cooperativa, para lograr su formación como seres humanos libres, éticos y críticos, pues como dice Chomsky “el propósito de la educación es mostrar a la gente como aprender por sí misma. El otro concepto de educación es adoctrinamiento…”

En la segunda parte, nos centramos en desarrollar y exponer cómo una escuela puede lograr la innovación y la mejora sostenible, como garantía de lograr que los estudiantes alcancen la formación que la institución educativa promete, procurando que todo el profesorado colabore desde su trabajo diario, y de manera coherente, al logro del perfil de egreso del estudiante. Todo bajo la propuesta de calidad de la enseñanza y el aprendizaje dentro del aula del INSTITUO ESCALAE.

Durante el desarrollo de esta segunda parte realizamos una actividad práctica para identificar y reconocer la importancia de la metodología de la enseñanza como materia de aprendizaje. Finalizamos con un espacio para el debate.

Desde aquí quiero agradecer a mi buena amiga Raquel Cruz por la oportunidad que me brinda de compartir mis experiencias e ideas con los que mañana tendrán la oportunidad de formar a nuestros jóvenes. También a los estudiantes por su acogida, su paciencia e interés mostrados durante toda la sesión. Siempre es un placer para mí y agradezco de manera especial, a los que aceptan el mensaje de compromiso y trabajo por el bien común a través de la educación.